Empresas

Fusiones y adquisiciones

Tras la crisis de 2008, España se ha convertido en un país atractivo para negocios rentables, ya que los inversores de todo el mundo han visto en su ubicación, su capital humano y su moderna red de infraestructuras, las mejores bases para sus nuevos negocios.

Situado en el sur de Europa, las conexiones del país con el norte de África, Oriente Medio y Sudamérica son formidables. Numerosos inversores desean aprovechar la geografía de España y abrir su primer negocio en el soleado país como puerta de entrada entre estas regiones y la Unión Europea. Podemos ayudarle: una vez que la empresa se ha establecido en un país de la UE, es más fácil expandirla a través del mismo.

Fusiones y adquisiciones

De la crisis a la oportunidad en España

Desde que España se recuperó del terremoto financiero, ha habido una enorme mejora en sus facilidades para los inversores extranjeros, proporcionándoles excelentes incentivos y un entorno empresarial más atractivo. Sin embargo, sigue siendo un proceso complejo y es difícil precisar el tiempo que puede suponer una transacción de proceso estándar. Cada transacción es única en sí misma, y en ella influyen las partes implicadas, el tipo de empresa, el negocio o los activos. En otras palabras, cada factor podría cambiar todo el proceso.

Una fusión empresarial se produce cuando una empresa es adquirida por otra empresa absorbiendo su patrimonio, negocio o su modelo de negocio. La fusión puede llevarse a cabo por dos o más empresas y el resultado puede ser una nueva empresa y la extinción de las antiguas. En cualquier caso, implica la existencia de otra empresa que ejecuta la compra.

La adquisición supone la compra única de un negocio o activo. La estructura está condicionada por el tipo de compra societaria. Puede ser una Sociedad Anónima (SA) o una Sociedad de Responsabilidad Limitada (SL). En ambos casos, estas empresas podrían tener restricciones a la transmisión de su capital social por ley, por sus acuerdos internos o por cuestiones de otra naturaleza que podrían retrasar la compra o hacerla más compleja.

Existen algunas restricciones a la transmisión de acciones. Por ejemplo, en las empresas de SL los accionistas vendedores tienen que ofrecer sus acciones (participaciones) a los accionistas que ya están en la empresa. Además, deben ser transparentes para que los accionistas existentes puedan igualar las condiciones de una venta que se haya negociado con un tercero. Además, hay sectores en los que los inversores extranjeros no pueden operar, como la defensa nacional, las líneas aéreas, el juego y la televisión y la radio. Más allá de esto, existe un mercado completamente abierto para los inversores extranjeros.

Fases del proceso de fusión y adquisición

El proceso puede dividirse en varias fases:

  1. Inicio de las negociaciones. Las partes deberán discutir previamente los términos de la transacción. Tradicionalmente, en España, se inicia con una «Carta de intenciones» formal. El objetivo principal de este documento es fijar los objetivos y definir la predisposición con respecto a la operación. No obstante, el documento no aporta ningún valor jurídico a la negociación, siempre que las partes respeten los principios de buena fe y honestidad.
  2. Proceso de diligencia debida. Una vez acordados los principales términos de la compra, es aconsejable, aunque no obligatorio, realizar un examen completo de la misma. Las principales cuestiones a revisar en esta fase son el respeto al derecho mercantil, inmobiliario, administrativo o público y el cumplimiento de la normativa. El empleo y los impuestos juegan un papel fundamental en esta parte. Así, existen normas específicas para este tipo de transacciones en relación con los derechos de los trabajadores de la empresa comprada. El vendedor proporcionará el acceso a sus instalaciones, documentos e información necesarios para facilitar el proceso. Los resultados de la diligencia debida repercutirán en las declaraciones y garantías que el comprador solicite al vendedor y, en algunos casos, determinarán un cambio significativo en el precio final de la compra.
  3. Acuerdo de adquisición. Es el contrato o acuerdo final basado en las fases anteriores; contendrá los detalles de la adquisición y tiene valor legal.

¿Cuánto duran las negociaciones?

Es imposible determinar la duración de cada fase. Depende de la magnitud de la transacción, de si hay activos internacionales en diferentes jurisdicciones o, simplemente, de la actitud del vendedor respecto a la venta.

La principal complicación es la ausencia de una ley o acto específico que regule las fusiones y adquisiciones. De hecho, existen múltiples normas y éstas son muy específicas: derecho de sociedades, código civil, código de comercio y, dependiendo del activo, operan unas u otras. Es fundamental contar con el mejor asesoramiento posible y contratar a un equipo de profesionales con experiencia y gran conocimiento de la normativa española.

Son muchos los factores a tener en cuenta cuando hay que tomar una decisión financiera de este tipo como son las inversiones o las fusiones. Es un asunto complicado, y llevarlo a cabo en un país en el que no se domina el idioma, o la ley, puede dar lugar a problemas legales que pueden evitarse fácilmente con un correcto asesoramiento jurídico.

Del Canto Chambers puede ayudarle con:

  • Evaluación inicial de las oportunidades de inversión
  • Identificación de socios comerciales adecuados
  • Optimización de la estructura empresarial y la ubicación

  • Primeros contactos con la adquisición o fusión deseada
  • Análisis cuidadoso de los activos
  • Gestión diaria de las negociaciones

  • Desenlace satisfactorio de las negociaciones
  • Garantía jurídica para evitar futuros problemas
  • Incorporación de nuevos empleados y sistemas

¿Tiene preguntas sobre fusiones y adquisiciones en España?


Para realizar una consulta sin compromiso, llámenos al +34 91 080 08 85 o rellene el siguiente formulario.