Clientes privados

Impuesto para residentes

Para muchos británicos y otros extranjeros expatriados, los impuestos son probablemente la principal preocupación antes de trasladar su negocio o su vida a España. Esto se debe a que es posible que hayan oído hablar de su complejidad, de los cambios a lo largo de la geografía y del tratamiento diferente para los españoles y los extranjeros. De hecho, si tiene una segunda residencia «bajo el sol», podría considerarse como residente. Además, también puede reunir los requisitos si su pareja o familia dependiente vive en España; si su negocio principal se desarrolla en España; o si pasa más de la mitad del año en el país. Por supuesto, todas estas condiciones pueden y deben ser examinadas por un profesional, como los que trabajan en Del Canto Chambers.

Impuesto para residentes

¿Cuáles son los principales impuestos que pagan los residentes en España?

Mientras que el año fiscal en el Reino Unido va de abril a abril, el año fiscal español coincide con el año natural. Gracias al convenio de doble imposición de 2006, sólo debe preocuparse por uno de los plazos, ya que sólo puede tributar en uno de los países. Para los residentes en el extranjero, también es importante declarar los activos extranjeros (propiedades, acciones, instrumentos como pensiones o seguros de vida) si éstos superan los 50.000 euros. Existen algunos instrumentos que se pueden emplear para traer esos activos al país y limitar su tributación..

El principal impuesto que pagan todos los residentes en España es el impuesto sobre la renta. Este impuesto se aplica tanto a los ingresos como a los ahorros. En cuanto a los ingresos, se incluyen los salarios, las pensiones, los alquileres y los derivados del juego y otras ganancias relacionadas. Al mismo tiempo, el ahorro imponible incluye los dividendos, los rendimientos de los seguros y otros instrumentos, las ganancias de capital y los intereses globales del ahorro. Tras su autoliquidación y sumando estas cifras, las autoridades elaboran dos bases sobre las que se aplica un tipo determinado; en función de los ingresos. Los no residentes, por su parte, suelen pagar el 24% a partir de los salarios y otros ingresos; y el 19% a partir del ahorro.

Debido a los retos que supone definir su estatus, la posibilidad de tener problemas con el gobierno del Reino Unido y el proceso del Brexit en curso, es aconsejable que consulte con profesionales del derecho con experiencia en ambos sistemas. En Del Canto Chambers, hay abogados que pueden operar en ambas jurisdicciones y que siguen de cerca las últimas novedades en materia de derecho fiscal internacional. Como resultado, pueden ofrecerle el mejor asesoramiento posible para usted, su familia y su negocio a la hora de entrar o salir de España.

¿Cuáles son los tipos habituales para los distintos niveles de ingresos en España?

En el momento de redactar este informe, los tipos impositivos generales del país eran los citados a continuación. Sin embargo, al igual que ocurre con otros impuestos y cuestiones, las condiciones cambian drásticamente en función de la ubicación física. Algunas Comunidades Autónomas tienen tipos impositivos más bajos u ofrecen exenciones y deducciones de determinadas actividades. Éstas cambian con regularidad, por lo que, en lugar de confiar en la información en línea, sería mejor ponerse en contacto con un profesional fiscal cualificado.

Para quien gane menos de 12.450,00 euros, no es necesario pagar el impuesto sobre la renta. Sin embargo, a partir de esta cifra y en los umbrales de 20.200,00, 35.200,00 y 60.000,00 euros los tipos suben respectivamente al 24%, 30%, 37% y un máximo del 45%. Las rentas derivadas de la inversión, el ahorro y las ganancias patrimoniales son, hasta 6.000 euros, del 19%; entre 6.000 y 50.000 euros, del 21%; y del 23% para las ganancias que superen esa cantidad. De nuevo, estos tipos deben ser comprobados previamente por profesionales que conozcan las diferencias en todo el país, como los abogados de Del Canto Chambers, repartidos geográficamente por las principales jurisdicciones españolas.

¿Tengo que pagar impuestos en España por mi pensión británica

La respuesta corta es sí, en el caso de la mayoría de las pensiones públicas. Sin embargo, antes de salir del Reino Unido, debe comunicar al HRMC su cambio de estatus de residencia. Para ello es necesario un formulario específico proporcionado por las autoridades fiscales españolas. Cuanto más tiempo le lleve proporcionar esta información, más pagará a las autoridades británicas con las tasas de PAYE. Por supuesto, si usted está recibiendo una pensión o cualquier tipo de financiación estatal de las autoridades españolas como residente fiscal, también tendrá que pagar impuestos sobre estos ingresos. Sólo algunas pensiones del Gobierno del Reino Unido no están sujetas a impuestos en España.

Hay que tener en cuenta que el dinero de las pensiones del Reino Unido, extraído en forma de pago único, está sujeto a impuestos como renta derivada del ahorro. Al mismo tiempo, los ingresos procedentes de las pensiones privadas también se gravan como ahorro, lo que significa que se le cobrará una cantidad considerable, dependiendo de su ubicación. Ciertamente, no tiene que pagar impuestos sobre los beneficios de las ventas de propiedades británicas; sin embargo, sí tendrá que hacerlo de las ganancias en propiedades y otras transferencias en España en virtud de su impuesto sobre las ganancias de capital. En consecuencia, sería mejor estudiar sus opciones, plazos y pagos previstos antes de tomar cualquier decisión. Además, se han creado ciertos vehículos complejos, como los Planes de Pensiones Reconocidos en el Extranjero (QROPS), para facilitar la transferencia de pensiones a otro país. Asegúrese de conocerlos bien para sacar el máximo partido a los ahorros de toda su vida.

¿Qué ocurre si mi situación de residencia cambia o deseo cambiarla?

En primer lugar, debe aclarar cuál es su residencia fiscal. Si bien hay algunos consejos generales arriba, los casos pueden ser muy particulares y estar llenos de problemas y excepciones. Por ejemplo, se han dado casos de expatriados británicos que han regresado al Reino Unido por un corto período de tiempo y han vuelto a adquirir la condición de residentes fiscales en el país. De nuevo, las normas de residencia se establecen estrictamente a través de los tratados internacionales. En consecuencia, no se puede «planificar» realmente su estatus. Sin embargo, puede evitar costes inesperados, o la molestia de reclamar contra la doble imposición, con el asesoramiento jurídico adecuado.

Asegúrese de que, en ese caso, está preparado para enfrentarse a los retos de los litigios fiscales en dos jurisdicciones. Algunos expatriados han ignorado el asesoramiento jurídico por su cuenta y riesgo. En los últimos años, las autoridades fiscales de los distintos países han aumentado el intercambio de información clave. La mayoría de las naciones en las que residen los expatriados británicos (Portugal, España y Francia) han reforzado sus organismos de inspección fiscal y han endurecido las multas para quienes incumplen las normas. Por supuesto, ignorar estas cuestiones puede garantizarle un estilo de vida más relajado en el país de su elección, durante un tiempo. Pero, a largo plazo, es mejor confiar en abogados como los de Del Canto Chambers, que podrán asesorarle a usted o a su empresa sobre los mejores pasos a seguir.

Déjanos un mensaje si estás interesado en saber más sobre la fiscalidad para residentes en España y cómo puedes conseguir el mejor acuerdo posible


Para realizar una consulta sin compromiso, llámenos al +34 91 080 08 85 o rellene el siguiente formulario.